Bitácora de partidas – Spirit Island, Lewis and Clark, Flamme Rouge, Dawn of the Zeds, Inis y Wingspan

 In Bitácora de Partidas

Nueva bitácora de partidas comentando algunas de las partidas que he jugado ultimamente.

Spirit Island

Hacía mucho que no lo sacaba pero este año, es el año de rejugar, de volver a sacar juegos que tenemos olvidados en la ludoteca, así que repasé las reglas, lo desplegué en mesa y pude comprobar que sigue estando en forma.

 

Ya lo reseñé en su día y me mantengo en las opiniones: es un juego muy original en el tema, es de los pocos cooperativos sin efecto líder, tiene una estética brutal, y muchísima rejugabilidad gracias a la cantidad de opciones no sólo en cuanto a espíritus diferentes, si no también por el mapa de doble cara y los enemigos a los que nos podemos enfrentar en los distintos escenarios.

Lewis & Clark

Hace poco hemos sabido que van a lanzar una reedición con algunos cambios para reducir el tiempo de partida y alguna cosa más. Así que de ver tanta foto del juego y tanta expectación por la reedición, terminé sacándolo a mesa.

Lewis & Clark es un juego que en su día lo puse en mi top por varias cosas: era un juego que aunaba varias mecánicas y lo hacía muy bien, además introducía algo diferente a lo que plantean la mayoría de juegos de gestión de recursos y es el hacerte valorar en todo momento cuantos recursos puedes guardar, porque si te quedas con todos, las consecuencias pueden ser muy negativas. Recordemos que el juego es una carrera por ser el primero en completar una expedición y llevar demasiados recursos en tus caballos o canoas, pueden hacerte perder tiempo.

Pues bien, el otro día cuando lo volví a sacar, las sensaciones fueron encontradas. El juego sigue funcionando perfectamente pero me pareció repetitivo y largo en su desarrollo. No tiene sentido que siendo una carrera, el juego se te haga lento… la sensación debería ser diferente. Hay gestión de mano, carrera, gestión de recursos, colocación de trabajadores… pero la gestión de todo eso se hace repetitiva porque si lo pensamos bien, por muy dura que sea la gestión para hacerlo bien, se trata sólo de encontrar recursos, transformarlos en un transporte y avanzar. No voy a dejar de recomendarlo porque en el fondo es un buen juego y tiene sus cosas originales, el arte es precioso y tiene muchos puntos positivos, pero si hoy en día tuviera que valorarlo, tengo muy claro que no lo pondría ni de lejos en mi top de juegos.

Inis

Ya hablé de este juego en el podcast, pero me faltaba jugarlo a dos jugadores. La mecánica principal es la del draft de cartas. En el juego hay 17 y si somos 4 jugadores jugaremos con 4 de ellas en cada ronda. Y en las cartas está todo: te mueves con ellas, reclutas, combates, hay también una carta que anula la acción de otro jugador, otra que te permite volver a llevarte a la mano una carta ya jugada… Y con eso tienes que intentar cumplir una o más de las condiciones de victoria: estar presente en 6 territorios, ser jefe de una combinación de 6 clanes o estar presente en territorios cuya suma de templos sea 6.

Inis en un juego excepcional. Es super sencillo de reglas,  pero hay mucha chicha en las decisiones.

La variante a dos jugadores me ha gustado, de hecho hay mucha gente en la BGG hablando de lo bien que funciona e incluso de ser la preferida de algunos para jugarlo, pero yo me quedo con las partidas a 3/4 jugadores. Sobre todo por la tensión que genera tener muchos frentes abiertos en la partida y porque el factor sorpresa y las risas durante la partida, son mayores cuanto más jugadores haya. Aún así, me encanta.

Flamme Rouge

Ya lo he dicho en varias ocasiones: los juegos de carreras no me suelen gustar. Los juego porque quiero que me gusten, porque me los piden mucho y porque la gente lo pasa bien con ellos. Y es que suelen ser juegos que triunfan por varias razones: normalmente tienen reglas asequibles, mecánicas sencillas y un tema que atrae a las masas. Todas estas cualidades las tiene Flamme Rouge.

Tengo la edición de Devir en castellano y las dos expansiones (una en francés y la otra en inglés) pero son independientes del idioma. Tengo que confesar que el juego base me pareció por si solo (valga la redundancia) muy básico en su día, pero las expansiones lo hacen un juego redondo.

La mecánica es super sencilla: dos corredores por jugador, un mazo para cada uno, robas 4 cartas y las gestionas como buenamente puedas (sólo puedes jugar una por turno) teniendo en cuenta los desniveles, los movimientos que puedan hacer el resto de los jugadores, el rebufo que puedas aprovechar y la fatiga que pueda ocasionarte el situarte el primero del pelotón.

Pelotón, la primera de las expansiones, incluye un modo de juego para hasta 12 jugadores, más piezas de recorrido de pavée con carreteras más estrechas que suelen ocasionar cuellos de botella, zonas de suministro de mayor velocidad, posibilidad de incluir equipos dummy’s, etc.

Meteo, la segunda expansión incluye en las carreras el clima que afecta a los corredores: vientos de cara que te hacen robar menos cartas en tu turno, lluvias que pueden originar caídas de los ciclistas si terminas tu turno en la misma casilla que otros jugadores, vientos de cola que te permiten robar más cartas o de lado que te impiden aprovechar el rebufo.

Además, hay disponible una app para organizar carreras por etapas con multitud de recorridos diferentes. Está genial para apuntar los resultados de cada etapa y que te vaya sumando los puntos por posición.

Estos juegos crean comunidad y se nota por todos los “añadidos” que va acumulando a lo largo de los años que lo hacen.

Dawn of the Zeds

Lo probé en su segunda edición hace muchos años y me encanto. El único problema era que tenía mucho texto y la única edición disponible estaba en inglés. Hace unos días Maldito Games por fin lanzó la tercera edición en castellano y jugarlo así es una gozada.

Es un juego del tipo “defiende la torre”, en el que comenzamos la partida situados en el centro de la ciudad y hordas de zombis 🧟‍♀️ comienzan a avanzar en cada turno hacia nosotros.

En cada turno se saca una carta de evento que va a indicarnos cuanta comida debemos gastar, cuantos zombis aparecen y por donde, cuantas acciones podremos hacer, etc. En nuestro turno, podremos hacer búsquedas de munición y suministros, colocar barricadas, movernos, combatir a los zombis…

El juego tiene un montón de módulos para ir subiendo la dificultad progresivamente, lo cual viene genial para poder aprender las reglas poco a poco. Y es que las reglas asustan: 5 reglamentos de bastantes páginas cada uno. Pero no temáis… las reglas son muy intuitivas y después de una lectura rápida de la guía de inicio, podéis empezar la partida.

La única pega que le veo es el sistema de juego. Los “defiende la torre” después de unas cuantas partidas, resultan repetitivos y te terminas cansando de ellos. Lo ideal es espaciar las partidas en el tiempo. Muy recomendable a pesar de esta “pega”.

Wingspan

¡Como disfruto de este juego cada vez que lo saco a mesa! Sigo sin entender los palos que se lleva teniendo en cuenta que luego todo el mundo lo juega muchísimo (es el juego con más partidas en la BGG desde que salió). ¿Somos masocas o es que cuesta elogiar un juego de pajaritos de reglas sencillas? 🤔😂

Ya he contado muchas veces por qué me gusta tanto, pero hoy me voy a limitar a comentar las sensaciones al jugarlo y se podría resumir en muchas decisiones que nunca son obvias en un juego cuya mecánica es super “al turrón”, sin florituras y con reglas super depuradas, sencillas e intuitivas.

Yo como más lo juego es en solitario y siempre, siempre, siempre es un dolor decidir en qué orden bajar las aves y en qué orden hacer las acciones para sacarle mayor partido a tus jugadas. Elegir cartas del “mercado” de aves teniendo en cuenta los combos que puedes hacer, la oportunidad que te va a dar de ganar puntos de base o por colocarla en un hábitat u otro o ganar más puntos con los bonus de ronda u objetivos de final de partida, es super interesante. NUNCA hay una decisión obvia.

En esta partida, en la mano de cartas inicial me salieron dos aves de bosque: una de ellas al jugarla me permitía bajar otra sobre la marcha y la otra me permitía tapar dos huecos en vez de uno, con lo cual, la acción de obtener alimento, me saldría super rentable desde el principio de la partida. ¿Cual era la pega? Que para hacer ese combo, tenía antes que “perder” dos acciones, una para obtener alimento y recibir un recurso que me faltaba para poder bajarlas y otra acción de poner huevos para pagar el coste de la segunda carta. Es decir, tenía que gastar dos acciones pagar pagar los costes de ese combo. A cambio,  me aseguraba un buen suministro de comida desde el principio de la partida.

Pues bien, hice la jugada y al final la sensación que me da es que sacrifiqué mucho a cambio de poco…

Había un  bonus de final de ronda que era “más cartas en una fila” y claro, el combo de las dos cartas en bosque me había hecho avanzar mucho en esa fila pero a cambio sólo podría colocar 4 en lugar de 5. Perdí ese bonus. Además, haber perdido al principio de la partida, dos acciones sólo para poder cubrir el coste del alimento y los huevos de esa forma tan poco rentable, me había hecho desperdiciar otras oportunidades. Luego están los puntos que ganaba por esas dos cartas de base: sólo 7, cuando hay cartas que por si solas ya te dan esa cantidad de puntos, además no tenían franja marrón que me permitiera aprovechar mejor la acción de obtener alimento cuando la hiciera…

Y por eso y por mucho más, es de los juegos que más disfruto cuando lo saco a mesa.

 

 

Recommended Posts
Showing 2 comments
  • Pris
    Responder

    Hola,

    Me alegra mucho conocer tu opinión de Dawn of the Zeds. Acaban de regalármelo mis sobrinos y, al ver tantos manuales, me ha entrado pánico a pesar de que siempre había tenido ganas de jugarlo. ¡A ver si me atrevo con él! Y, aprovechando su reedición, me he comprado el Wingspan porque todavía recuerdo tu magnífica “no reseña”, que me dejó con unas ganas enormes de probarlo. Estoy de acuerdo contigo en todo: el juego me tiene enamorada, y a mis sobrinas también. Sin duda, una de mis mejores compras.

    Un saludo y que sigáis bien. Buen verano y que se termine de pasar de una vez la situación esta tan complicada.

  • Orvillegyday
    Responder

    navigate to this website https://hydra20online.com

Dejar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Contacta conmigo

Si quieres contactar conmigo, no dudes en mandarme un correo. Lo contestaré tan pronto como lo lea.

Not readable? Change text. captcha txt