Reseña de Santa Cruz 1797: la defensa de un pueblo

 In Reseñas

El Festival Internacional de juegos de Córdoba es una buenísima ocasión para echar un vistazo a lo que allí se presenta. En esta última edición del Festival tuve muy poco tiempo y sólo pude ver algunos de pasada, pero sin lugar a dudas, uno de los que más me llamó la atención, por su temática y su despliegue fue Santa Cruz, el nuevo título de Belica3G.

Santa Cruz es un wargame de bloques diseñado por Ivan Cáceres, que narra el desembarco de los ingleses en costas tinerfeñas en 1797, para someter a la isla al mandato de la corona británica y hay que decir que el tema está muy bien implementado en el juego.

Para empezar, los ingleses aparecen en el lado este del tablero alejados de la costa. Tal y como sucedió, para acercarse a tierra y desembarcar, lo van a tener que hacer enfrentándose al gran oleaje, vientos y corriente marina, que hicieron que las tropas británicas se dispersaran en la primera noche del intento de desembarco. Esto está representado a través de unas tiradas que el jugador inglés tiene que hacer y cuyo resultado provocará que las unidades tomen distintos caminos.

Los españoles por su lado, al avistar los barcos en la noche del 22 de Julio tuvieron algo de tiempo para reaccionar y pudieron cargar contra los ingleses bombardeándolos desde las baterías. Así, en el turno del jugador español, éste podrá atacar a las unidades inglesas e intentar hacer algún impacto para que sus fuerzas disminuyan antes del desembarco.

Como buen juego de bloques, la niebla de guerra está perfectamente plasmada: los bloques se colocan enfrentados, de manera que los jugadores sólo puedan ver los tipos y la fuerza de las unidades de su bando, pero no las del enemigo. Eso hace que conozcamos sólo cierta información, es decir, conocemos el número de unidades que hay en una casilla, pero no su rango ni su fuerza. En este caso, el tipo de unidad viene representado por el uniforme y la fuerza, por los puntitos negros. Las unidades, siempre se colocan al empezar la partida con su máxima fuerza y a medida que vayamos recibiendo impactos, tendremos que girar las unidades y restar fuerza.

Una vez que los ingleses llegan a la costa y hacen su desembarco, lo normal es que lo hagan habiendo perdido alguna unidad por el camino o al menos, viendo algunas de sus unidades debilitadas por los impactos desde las baterías de defensa españolas. Pues bien, ahora es cuando realmente llega la hora de la verdad y el transcurso normal de la partida, da comienzo. La estructura de los turnos es muy sencilla y viene perfectamente explicado en la hoja de ayuda.

1.- Fase Naval Británica

2.- Fase de bombardeo desde las baterías

3.- Fase de acción británica (el jugador español puede jugar cartas de respuesta)

4.- Fase de acción española (el jugador inglés puede jugar cartas de respuesta)

5.- Termina la ronda y avanzamos el contador de turnos.

La partida se termina cuando alcanzamos el turno 12, momento en el que se contarán los puntos de victoria de cada bando, ganando como no podía ser de otro modo, el que más tenga.

Los puntos de victoria serán los que se hayan ganado a través de la conquista de diferentes zonas del mapa, de las baterías que el jugador británico haya conseguido anular durante la partida y de la moral que puede verse aumentada a través de las victorias en los combates.

Para jugar las fases de acción, lo haremos a través de cartas. Podremos usar hasta tres siempre y cuando no usemos más de dos del mismo tipo. Las cartas tienen usos muy variados: movernos, atacar, reclutar líderes que son unos contadores de cartón que van a hacer que nuestras tropas tengan ciertas habilidades, etc. No me voy a extender mucho en esto, pero quedaros con que los mazos de cartas y los contadores de generales, ofrecen muchas posibilidades en la partida.

Pero antes de terminar me gustaría daros unas pinceladas de la resolución de combates. Cuando en nuestra fase de acción hacemos que nuestras unidades compartan zona en el tablero con unidades enemigas, tiene lugar un combate. En ese momento tendremos que desplegar los bloques en la mesa, mostrando el tipo de unidad y la fuerza y enfrentarlas (podemos hacer uso del tablero que viene para ello en el juego).

Cada bando contará con un dado de base para el combate y a ese dado le sumaremos o restaremos otros en función de ciertas puntos que tendremos que evaluar, como por ejemplo la fuerza total de las unidades (esto sumará un dado más), o si el lugar por el que han entrado las tropas atacantes tiene linea continua roja (esto restará un dado), el tipo de unidades, etc.

Evaluado todo esto, comenzarán las rondas de combate, haciendo daños con cincos y seises (salvo excepciones), momento en el que tendremos que marcar los impactos girando la unidad que más puntos de fuerza tenga. En cualquier momento, un bando puede retirarse, asumiendo su derrota y haciendo que el jugador contrario suba la moral en el track. En caso de que ningún bando quiera retirarse, las rondas se sucederán, pero habrá que tener en cuenta que en la tercera ronda y en múltiplos de tres, cada bando deberá infligir un daño a una de sus tropas, simulando el desgaste sufrido en la batalla.

Como podeis ver Santa Cruz 1797 comparte muchas de las características básicas de los juegos de bloques y con reglas muy sencillas han conseguido sacarse de la manga un juego altamente recomendable, incluso para los que quieren probar con esto de los wargames.

¿Por qué lo veo un juego ideal para nóveles? En primer lugar por el reglamento y es que aunque puede asustar en un principio porque hay mucho texto, también encontramos algunos ejemplos, explicación de cada carta, notas históricas, etc. y no se hace para nada tedioso ni complejo.

La duración de las partidas es otro punto a favor, porque no va a durar más que cualquier euro (60 minutos).

Por último el tamaño del mapa y el número de unidades a desplegar son sólo de 22, lo que va a hacer que aunque seas un paquete como yo, no puedas dispersarte demasiado durante la partida.

Los componentes me han sorprendido gratamente y como os comentaba al principio de la entrada, cuando lo despliegas es muy, muy vistoso. Quizá el tablero con el acabado glossy es lo que menos me gusta, pero no está nada mal.

Que los más wargameros me corrijan, pero no recuerdo o no caigo ahora mismo en ningún juego de bloques al uso español publicado hasta el momento, así que para mi es motivo de alegría encontrarme con algo así, con un tema tan nuestro y bien implementado (yo no conocía esta batalla pero gracias al juego he podido investigar y aprender algunas cosas) y que nos deja un sabor de boca tan bueno después de jugarlo. Ni que decir tiene que Santa Cruz 1797 entra a formar desde ya parte de la lista de wargames de iniciación ideales para eurogamers.

Otras reseñas

Gaceta de los Tableros

Julius Fairfax

El dado único

Santa Cruz 1797 en la Wikipedia

 

 

 

Recommended Posts
Comments
  • palacio Del Juguete
    Responder

    Que guay el juego de Santa Cruz, y la estructura de este articulo esta de 10.

    Saludos y éxito sin duda que esta en mi lista de juegos pendientes para jugar

Leave a Comment

Contacta conmigo

Si quieres contactar conmigo, no dudes en mandarme un correo. Lo contestaré tan pronto como lo lea.

Not readable? Change text. captcha txt