Google+

Reseña de Los aprendices: ¿El destino marcado por el azar?

Por
In Reseñas
Dados
Tablero de puntuación
Mesas de trabajo
Recursos para entrar en la mesa
Bonificaciones

Ficha del Juego

  • Diseñador: Alberto Corazón
  • Ilustrador: Carlos Cara
  • Nº Jugadores: 2-4
  • Tiempo de juego: 30′ a 60′
  • Mecánica: Dados
  • Dependencia Idioma: Ninguna, sólo reglas
  • BSO: Los Aprendices
  •  Juego cedido por Zacatrús

Todos los aprendices tiran los dados al mismo tiempo

¿De qué va?

Somos aprendices de alquimia y de lo que se trata es de ir pasando por distintas mesas de aprendizaje, desde las más básicas a las más avanzadas, para ir consiguiendo puntos de victoria y resultar ganadores.

Empezamos el juego con seis mesas de aprendizaje dispuestas en forma de pirámide. Para acceder a cada una de ellas, tendremos que conseguir determinados recursos, que conseguiremos gracias a nuestras tiradas de dados.

Los dados son la parte más importante del juego. Son de seis caras y tienen dibujados los distintos recursos necesarios para acceder a esas mesas de aprendizaje… y también cuervos que vendrán a estropearnos nuestros planes.  Además, los dados son de cuatro colores diferentes y cada uno se especializa en un recurso específico. Algunos tienen más diamantes, otros más pociones…

Yolanda Luque Loste

Empezamos el juego con un dado de cada color y otro más que elegiremos nosotros. Y poco a poco iremos haciendo un “dice building”, para ganar los dados que nos ayuden llegar a la victoria.

Así que de eso se trata: lanzar, lanzar y lanzar. Todos tiramos los dados a la vez y luego, por orden de turno, vamos decidiendo qué jugada hacer.

Lo primero que debemos hacer es quitarnos los cuervos de encima, que representan las cosas chungas. Es obligatorio hacerlo, de lo contrario, perderemos puntos o recursos.

Para quitar los cuervos de nuestra tirada, tenemos que hacerlo usando diamantes a razón de un diamante por cuervo. Si no tuviéramos suficientes diamantes, tendremos que pedirle al resto de jugadores que nos hagan el favor de quitárnoslo. En caso de que lo hagan estupendo, nosotros nos quitamos un problema y el jugador que lo haya hecho, se suma un punto. En caso de que no consigamos persuadir al resto de jugadores y no tengamos diamantes para quitarnos los cuervos, perderemos 5 puntos o recursos.

Una vez pasado por este trance, podemos a empezar a desarrollar nuestro turno con normalidad: usaremos los recursos de los dados, para acceder a las distintas mesas de aprendizaje. Si una mesa nos pide tres papiros y un dado cualquiera más y con nuestra tirada los hemos conseguido sacar,  los usamos y entramos en ella poniendo nuestra ficha de jugador en el track superior.

Yolanda Luque Loste

Cada mesa tiene un track y a medida que vamos avanzando en él, vamos ganando puntos. Además cada mesa de aprendizaje te da un poder en forma de carta, que no es más que un bonus para relanzar dados o cambiar recursos de tus dados por otros que a su vez nos permitirán entrar en otras mesas o incluso puntos directos como en el caso de la foto de más arriba.

El puntito de interacción viene porque dependiendo del orden en ese track, tendremos derecho a una carta de bonificación u otra. Por ejemplo, si Carlos entra en una mesa y se coloca primero en el track, tendrá derecho a la bonificación de más arriba (el reroll) pero si en algún momento yo lo adelanto, yo cogería su carta (la del reroll) y él cogería la mía. Es decir: los poderes de las mesas van cambiando de mano a mano continuamente. Y aunque en un primer momento es un poco lío, luego le pillas el punto a esta mecánica y resulta simpática.

Yolanda Luque Loste

Pero al principio hablábamos de “dice building”, así qué… ¿Dónde está la parte de la compra de dados? Pues bien, en el tablero de puntuación general, tenemos un track de “costes” de nuevos dados. En un principio, cada dado, nos costará 10 puntos, pero a medida que se vayan comprando, el coste será menor.

El primero que llegue a los 42 puntos de victoria, desencadenará el final de la partida, jugándose una última ronda. El que más puntos tenga al finalizar esa ronda, se convertirá en ganador.

Opinión

Los aprendices es la “opera prima” del Alberto Corazón. La primera vez que vi el aspecto del juego me alucinó: me gustaba el arte, me gustaba que tuviera dados y a pesar de no saber muy bien de qué iba tenía mucha curiosidad por saber de él.

Llegó Essen y tuvo una muy buena acogida. Los de Zacatrús llevaron un montón de copias y las vendieron todas así que la cosa parecía ponerse interesante.

Pero de repente empezaron a aparecer comentarios no demasiado buenos en twitter y otros blog de reseñas. Yo he de reconocer que sufrí en mis carnes el anti-hype: estas emocionada con el lanzamiento de un juego, empiezas a leer comentarios negativos y de un plumazo se te van quitando las ganas de probarlo…

…Hasta que te decides quitarte los prejuicios y sorpresa!

-Pues no está tan mal… pero si tiene interacción… pero si escala bien… pero si te ries fastidiando y diciéndole a tu compañero de juegos que no te da la gana de quitarle los cuervos de encima con tus diamantes…

En fin, que el juego me dejó muy buenas sensaciones.

Pero no todo me ha gustado, eso es cierto: Las decisiones que tomas en la partida son mínimas. Y las reglas, que están escritas a modo de historia, supongo que con la intención de meternos más en el juego, son confusas y poco claras.

A su favor hay que decir que el juego cumple el propósito de entretener y divertir como filler de dados. El tema de los cuervos y el intercambio de poderes dependiendo del orden de track de las mesas, hace que estés atento a lo que va pasando en todo momento a la partida. No existe a penas entre turno y eso gusta. Además las 6 mesas de trabajo son reversibles. Unas caras son más sencillas y otrás son el modo “avanzado” del juego. Esto da rejugabilidad. Tambien escala bien. Las partidas funcionan bien a dos, a tres y cuatro jugadores, aunque las sensaciones son diferentes. A mi personalmente me gustan más las partidas a dos. A cuatro, el intercambio de “poderes” de las mesas, es lioso.

El juego cumple. Y aunque pueda parecer que nuestro destino está marcado en la tirada de dados, el tema de las habilidades para poder cambiar unos recursos por otros o el poder tirar de nuevo un dado, hace que la cosa cambie y al menos tengas opciones a entrar en las mesas y sumar puntos.

Es verdad que le falta el punto de hacer que puedas tomar decisiones que realmente influyan en el resultado de la partida, pero como filler de dados, cumple.

Aun así y concluyendo, la sensación ha sido buena: si te gustan los dados, no buscas un juego profundo, sino que simplemente te haga pasar un rato divertido y entretenido, con un poquito de interacción y muy bonito, Los Aprendices seguramente te gustará.

Moraleja: prueba los juegos por mucha reseña positiva o negativa que leáis. El hype y/o el anti-hype no sirven para nada 😛

Lo bueno

  • La sutil interacción entre jugadores
  • Escala bien

Lo menos bueno

  • Pocas decisiones importantes durante la partida
  • Mecánica de intercambio de habilidades un poco farragosa. Simpática pero farragosa en su ejecución

Lo mejor

  • Los componentes, sobre todo, la caja, de cartón duro y satinada.
  • Es un filler de dados divertido y entretenido y como tal, cumple.

Otras opiniones

Dificultad 30puntos
Puntuación final 65puntos
Entradas relacionadas
Showing 8 comments
  • the Black Meeple
    Responder

    Hola.

    “Pocas decisiones importantes en la partida” el juego dura como mínimo media hora. Y media hora sin decidir nada es una eternidad. Eso es un motivo suficiente para que el juego pase de largo. Hay fillers de menos duración que te hacen tomar un montón de decisiones interesantes.

    Y luego está lo de ir cambiándose la carta de manos CADA TURNO. Eso es un sopor insufrible que se podía haber solucionado con una fichita en cada tablero (demasiado grandes para mi gusto).

    Valorar un juego como “divertido” es válido, pero no en las conclusiones como argumento principal. Básicamente porque la diversión es totalmente subjetiva.

    En definitiva, el juego no es bueno, por desgracia. Y eso se demuestra contestando dos preguntas:

    ¿Te lo comprarías?
    ¿Sería uno de los primeros fillers que te apetecería jugar entre juego gordo y juego gordo?

    No hay más preguntas señoría.

    • Yol
      Responder

      El bingo no tiene ninguna decisión importante y es un juego que sigue triunfando en miles de hogares… Hay juegos para todos los gustos y momentos. Este quizá NO ofrezca la oportunidad de tomar decisiones importantes, pero tiene otras cosas. En el trabajo, ha gustado. Nos reímos, nos entretenemos y pasamos un buen rato.

      Y lo del cambio de cartas… tienes razón. Quizá por deformación profesional, voy a poner el siguiente ejemplo: Digamos que la mecánica del juego es el software y el tablero, las piezas, los componentes en definitiva, es el hardware. Pues en el juego, lo que falla es el diseño del hardware. La idea es buena, pero no se resuelve bien. Pero la mecánica mola. O al menos a mi me gusta.

      ¿Que si me lo compraría? Pues posiblemente si. Porque me dejo llevar mucho por los componentes (dadacos), el arte del juego, precio… y en conjunto, seguramente todas esas cosas hubieran hecho que tomara la decisión de comprarlo.

      ¿Sería uno de los primeros filler que sacaría? Pues depende de con quien juegue. Tengo amigos/familia, que tienen el perfil para sacarles el juego y que se lo pasen bien. Que sea mi preferido, pues no. Pero eso no quiere decir que sea malo ni mucho menos.

      En resumen, que yo lo valoro positivamente. No es el mejor juego del mundo, pero es bonito, barato, tiene dadacos y para pasar un rato agradable con ciertas personas no está nada mal.

      Gracias por el comentario, porque el feedback es la razón de este blog! 🙂

      • The Black Meeple
        Responder

        Es que a eso me refiero: para sacarlo con gente no jugona y que les enganche hay miles de fillers sencillos (que no simples) mejores que los aprendices. Y éste, más que sencillo es simplón.

        A veces, creo (y no digo que sea este tu caso) confundimos juegos para no jugones con juegos tontunos. Y la gente tiene su cerebro y esas cosas.

  • Yol
    Responder

    Pero ya no es tanto jugón/no jugón, sino momentos… En el descanso del trabajo tengo más que comprobado que apetecen este tipo de juegos. En mi trabajo somos dos jugones y dos no jugones los que solemos darle, pero da igual: suelen apetecer estos juegos. El preferido es 7 wonders. Ahh y coloretto. Pero por ejemplo Parade, que es una chulada, no triunfa nada… Es complicado que todos los juegos funcionen igual en todos los grupos y momentos. Los aprendices, en este caso, ha funcionado y seguirá funcionando en otras situaciones, estoy segura.

  • Luis Balladares
    Responder

    Ayer tuve la oportunidad de estrenarlo en unas jornadas lúdicas y dejó buenas sensaciones. Es un juego simpático,se juega rápido, fácil de entender y te echas unas risas si al contrario le salen cuervos para montar una pajarería. Además, los dados son una pasada. Un juego curioso y simpaticón para echar una partida distendida si tenemos poco tiempo o esperamos a que lleguen el resto del grupo a la partida.

    • Yol
      Responder

      Muy de acuerdo, Luis! Un saludo y gracias por pasarte!

  • Luis Clemente
    Responder

    A mi me ha pasado algo parecido a ti. Quería probarlo pero por las opiniones enfrentadas que tenia del juego, me echaba mucho para atrás. Así que eliminé todas las opiniones de mi cabeza y me lance aprobarlo, y tengo que decir que me ha encantado. Respecto a lo de las cartas a mi no me parece un engorro, solo una mecánica más. Lo que si que echo en falta es una ficha de jugador inicial

  • Juegos de mesa Addicted
    Responder

    Después de leer los comentarios, me voy a lanzar a probarlo a ver q tal… saludos!!

¿Y tu qué opinas?

Contacta conmigo

Si quieres contactar conmigo, no dudes en mandarme un correo. Lo contestaré tan pronto como lo lea.

Not readable? Change text. captcha txt