Shogún se mire: el tamaño (de la ludoteca) si importa

 In Shogun se mire

EEid3Th__400x400Hace algunos años si un hombre me hubiese preguntado “La tuya ¿Cómo es de grande?” hubiese abandonado la escena tan rápido como me hubiese sido posible… a día de hoy y en según que circunstancias, también. Por suerte hago gala de un tono de piel tan pálido y enfermizo que subcoscientemente se relaciona con avitaminosis y luzco una barba tan desaliñada que algún indigente me ha llegado a llamar la atención por ser tan dejado… ello me hace poco atractivo para algunos hombres y para mi desgracia, para la práctica totalidad de las mujeres.

Mas guarden tranquilidad amigos ya que mi nombre de pila es Jorge, no Jorge Javier y “Vázquez” no se encuentra entre mis apellidos, así pues, estoy en situación de afirmar que este blog no ha perdido por segunda vez el norte, ya que el hecho de que yo esté escribiendo estas líneas subraya clarísimamente que ya lo perdió una vez al abrir demasiado la mano en el casting de colaboradores.  Y no vamos a hablar de relaciones y desamores sino de cómo la tengo de grande (La ludoteca, of course) máxime ya que es por todos conocida la cita “afortunado en el juego, desafortunado en el amor” y muy mal se me tiene que dar la cosa para no quedar al menos segundo jugando al Tuareg.

La decoración de nuestras respectivas estanterías es un tema recurrente y creo que “decoración” es una palabra acertada ya que todos tenemos algún juego que sale menos que el mayordomo de Batman a la calle… El número perfecto de juegos a tener en casa es una cuestión que permanentemente me ronda la cabeza. A esto le he dedicado tantos minutos que me resulta imposible no relacionar este tema con la propia afición, es como intentar separar “cine español” de “salen tetas”. Procedo, por tanto, a desarrollar mi exposición:

Está claro que un factor muy importante que determina la extensión de nuestra colección es el tamaño físico: si tu vivienda es grande podrás dedicarle una habitación entera. Si tu casa es como la mía te cabe un Jaipur de lado y estás que te sales del pellejo. Al margen de la situación de cada uno siempre me obsesiono con el número exacto: si tienes 1000 juegos es muy probable que de la inmensa mayoría no tengas las reglas frescas y por tanto jugar una partida venga precedido de la pertinente burocracia, mientras que si tienes 10 – 15 y si le pegas mucho al tema, los puedes quemar (si tienes el Smallworld para ahorrarte salud y tiempo mi consejo es que lo quemes directamente, sin sacarlo del plástico ni nada, preferiblemente en exteriores para mayor seguridad) llegando incluso a cogerle manía a más de un título. Por ende nos encontramos ante el segundo factor clave, el tiempo de juego real.
¿De qué sirve tener muchos juegos si no los vas a jugar? A mi entender esto sólo tiene sentido si el coleccionismo que todos tenemos en mayor o menor medida supera el espíritu jugón. Se lo que todos estais pensando:

– ¿Cómo duermo yo ahora?
+ Si has comido mucho, mejor de lado.
– ¿Cómo has hecho para convertirte en nuestro insustituible líder?
+ No me afeito el pecho y escucho Hard rock español de los 80…
– ¿Me hace gorda este pantalón?
+ No es el pantalón, niña.

abeautifulmind1 2

“52 + N donde 52 debe sumar al menos X y N nunca puede ser inferior a Y”

En mi caso concreto he establecido la siguiente relación que sigo a rajatabla desde hace un cuarto de hora “52 + N donde 52 debe sumar al menos X y N nunca puede ser inferior a Y” . Se que es evidente, ya que me explico como un libro abierto (escrito en ruso) pero desgrano un poco:

– ¿Cuando juego normalmente?
+ Los fines de semana, puede caer una partida entre semana, pero no es lo más común, por si te sirve tirando de BGG suelo jugar 30 – 40 partidas mensuales.
– Si me sirve ¿Cuántas semanas tiene el año?
+ 52
Por tanto y teniendo en cuenta capacidad de almacenamiento, veces que juego al mes y posibilidades de juego 52 es un número clave con el que empezar a trabajar.

– ¿Cón quién juegas?
+ Con mi novia o con grupo de colegas.
– ¿Qué les gusta?
+ A mi novia le van euros facilitos, de corta explicación y no muy largos de jugar, con los amigos hay de todo pero generalmente euros de tipo medio o duro.
Estudiando mis hábitos veo que juego con colegas con los que comparto perfil, por ello mi ludoteca y quiero destacar lo de “MI” la tengo para jugar aquello que me mola ya que si no disfruto yo que soy la primera persona en la que he de pensar cuando compro un juego “apaga y vámonos” y con mi novia a la que poco a poco voy metiendo en la afición, por tanto veo razonable tener 52 juegos que me gustan como jugador y algunos más para jugar con mi pareja que también he de disfrutar, de nada sirve sacar un juego a mesa si hay una sóla persona que se aburre; a los que le gustan a la jefa los llamaremos N y viendo nuestra asiduidad está bien que sean en torno a 15.

Por tanto 52 + 15 = 67, como máximo me he autoimpuesto 67 juegos, si bien N es susceptible de adquirir en el futuro otros valores si mi novia cada vez quiere jugar a más juegos o de tender a 0 si mi novia protagoniza una progresión en la misma dirección que tomé yo y quiere jugar a alguno de los 52, por otro lado si alguno de los 52 pasa a molarle a mi novia lo cuento como N y puedo adquirir otro juego que me mole para jugar con jugones, mientras esto no ocurra si ya he llegado a esta cantidad tope lo que busque en tienda debe adaptarse a las necesidades para jugar en pareja.
Si mi razonamiento es farragoso ya de base veo necesario que los 52 juegos en total deben sumar, entre todos y al menos, X partidas donde X es, a día de hoy igual a 100, esto sirve para comprobar que juego a lo que compro ya que mi lado coleccionista está supeditado al jugón y no quiero tener cosas que me molen pero que no vaya a jugar nunca, como ya me pasó con Descent o Battlestar Galactica, al finalizar un periodo observo que ejemplares de mi colección han ayudado menos a engordar X y esos son los que tienen más papeletas de ser carne de mathtrade y así ciclar.
De igual manera le pido un número mínimo de partidas a aquellas cajas que tengo para jugar en pareja “jugar en pareja” qué buen nombre para ponerle a un blog, espero que a alguien se le ocurra y ya si hacen un cómic sería el recopetín. Aún no he fijado un valor concreto para Y, está en estudio, pero parece que la cifra quedará entre 25 y 45, susceptible de ser revisada.

Esta filosofía no será de utilidad a plastiqueros ni wargamers y de hecho esta por ver que me vaya a ser últil a mi mismo…
Siempre podéis encomendaros a la científicamente testada prueba del “resoplío” es decir, traes a colegas a casa, les invitas a que escojan ellos el juego (y de paso les invitas a un refresco, no me seas tacaño, si es tarde y les quieres echar te aconsejo fanta limón del tiempo). Si eligen y al oír el nombre del agraciado se te escapa un resoplío es signo evidente de que debes largarlo.
Ojo, nótese que este sistema no es perfecto, puedes vender juegazos porque simplemente no tocan mesa lo cual ni siquiera a mi me convence y aunque siempre lo tengo en cuenta no he expuesto numericamente que hay que analizar si eres tú quien compra todos los juegos o hay más gente del grupo que contribuye, tu presupuesto, etcétera…
Como ya es habitual cierro la entrada con desasosiego y frustración para el sufrido lector, como cuando preguntas ¿Te ayudo o puedes tú sólo? y te responden “Si” y claro, te quedas como estabas…
Y tú ¿Cómo la tienes de larga?
Más de uno pensará que estoy mal de la cabeza mientras la conclusión “@YiyeruBatavio ve cine español” aún resuena en conciencia colectiva sin haber sido esta revelación plenamente digerida…

Recommended Posts
Showing 6 comments
  • Pablo Hache
    Responder

    Lo que me he reído con tu prosa y la largura de tu… colección.
    Estudiaré tu fórmula matemática para adaptarla según mis estadísticas.
    Genial post!

    • Jorge Batavio
      Responder

      Muchas gracias por venir a ver como la tengo.

      Más geniales que el post son los sufridos lectores de mi carencia de criterio.

  • Mr. Smile
    Responder

    No te falta razón buen hombre de cifras y letras. No serás yordi hurtado por casualidad??

    • Jorge Batavio
      Responder

      Jordi Hurtado??? Ese jovenzuelo aún tiene mucho que aprender de mi sobre la vida eterna…

  • Neiban Kane
    Responder

    A mi es que ha hecho mucha gracia lo de oir Hard Rock español de los 80, porque es que es mi estilo favorito! xDD
    Buen artículo.
    Cada uno con sus locuras y sus manías. Tú por ejemplo le dedicas una buena parte a pensar en ese nº de juegos para jugar con tu novia, pero… ¿y los que tenemos pareja NO jugona? al final en la colección a unos les prima más lo práctico (a lo que le da mesa) pero el factor coleccionista se lleva un buen porcentaje del volumen de la colección. Claro que algunos tienen el 5% de “colección” en su ludoteca y otros tienen por lo menos el 70% xDDD
    Saludos!

    • Jorge Batavio
      Responder

      Me alegra que te haya molado la entrada, son sólo mis pajas mentales, el exceso de tiempo libre… es lo que tiene ser el logopeda del gordo de los chunguitos.

Leave a Comment

Contacta conmigo

Si quieres contactar conmigo, no dudes en mandarme un correo. Lo contestaré tan pronto como lo lea.

Not readable? Change text. captcha txt