Reseña: Roll for the Galaxy

 In Reseñas
Reglas del juego
Losetas de activación/desactivación de fases
Cubiletes para los dados
Meeples para el track de dinero
Bolsa de tela para las losetas
Losetas de planetas y desarrollos
Pantallas de jugador
Tablero de jugador
Dados
Tablero de selección de acciones
Losetas iniciales

Ficha del Juego

  • Diseñador: Thomas Leman y Wei-Hwa Huang
  • Ilustrador: Martin Hoffman, Claus Stephan, Mirko Suzuki
  • Nº Jugadores: 2-5
  • Tiempo de juego: 45′
  • Mecánica: Dados, colocación de losetas
  • Dependencia Idioma: Reglas y texto en las losetas (remediable con la compresión de los iconos en progresivas partidas).
  • BSO: Roll for the Galaxy

Los jugadores juegan simultaneamente

Los juegos de dados están de moda. Roll for the galaxy, Dicoveries, Nations the dice game… y todos refritos o versiones de juegos de mesa antes vistos: Race for the Galaxy, Lewis&Clarck y Nations respectivamente. No suelo confiar en las segundas partes pero en esta ocasión, algo me decía que podíamos estar ante un buen juego… veamos qué tal!

¿De qué va?

En Roll for the Galaxy tenemos que construir nuestra galaxia sin olvidarnos de que es una carrera contra el resto de jugadores. El primero que llegue a construir 12 losetas o se lleve los puntos de victoria que hay sobre la mesa, desencadena el final de la partida y sólo quedará contar los puntos para ver quien es el ganador.

El desarrollo de la partida es muy sencillo aunque tiene una dinánica original que puede costar pillar en los primeros turnos. Los turnos son simultáneos. Todos lanzamos los dados al mismo tiempo y detrás de la pantalla, en secreto, debemos asignar dados a las distintas acciones que pueden o no llevarse a cabo dependiendo de qué fases se hayan activado. Las fases que se activarán las elegiremos los jugadores, pero también en secreto, así que sólo sabremos qué vamos a activar nosotros, pero no lo que activarán el resto de jugadores.

Hay cinco fases diferentes representadas por los iconos de las caras de los dados:

  • Explorar, que nos va a permitir ganar dinero o sacar de la bolsa y al azar nuevas losetas para colocar en nuestro área de construcción.
  • Construir desarrollos que nos permitirá construir losetas de tecnología.
  • Construir planetas nuevos, que nos permitirá hacer lo mismo pero con las losetas de planeta.
  • Producir bienes en los planetas que tengamos ya construidos y por último
  • Hacer envíos cambiando los bienes producidos en la fase anterior por dinero o por puntos de victoria.

Al lanzar los dados, asignaremos las caras que hayan salido a las fases de acción y uno y sólo uno de los dados, lo convertiremos en “comodín” para elegir la fase que queramos activar si o si. Pero cuidado, porque a pesar de salirte tres dados para poder explorar puede resultar que no puedas llevar a cabo la acción porque ni tu ni nadie de la partida haya asignado uno de los dados de su área personal a esa fase, así que es fundamental echar un vistazo al resto de jugadores para intuir qué acciones van a elegir y cual deberías de elegir tu.

Vamos a poner un ejemplo:

IMG_0799

En la foto vemos como el jugador, en su lanzamiento de dados ha conseguido un dado de exploración, uno de construcción de desarrollo y otros dos de construcción de planetas. En su caso, ha elegido el de construcción de desarrollo para elegir la fase que él quiere hacer (que en este ejemplo coincide con la fase de desarrollo pero que podría haber elegido cualquier otra porque el dado que utilizamos para elegir la fase que queremos activar se convierte en “comodín”). Eso quiere decir que pase lo que pase, se asegura que esa fase , la de desarrollo, sí se va a hacer y podrá usar ese dado para la construcción de su loseta. El resto (de exploración y de contrucción de planeta) se harán sólo si el resto de jugadores han elegido llevar a cabo dichas fases.

Y básicamente es eso, conseguir nuevas losetas, construirlas, producir en los planetas construidos y vender lo producido para ganar puntos de victoria o dinero para reclutar más ciudadanos dados.

De todos modos, si queréis saber más, podéis descargar un resumen de las reglas del juego que hice y colgué en la BGG en perfecto castellano 😉

Opinión

Cuando escuché que habían lanzado una versión de dados del popular Race for the Galaxy pensé: -Otra vez lo mismo… un refrito para aprovechar las buenas ventas del juego original. Pero poco a poco esa sensación fue desapareciendo. Jugones de pro aseguraban que el nuevo juego de dados era igual de bueno que el original… ¿Estarían en lo cierto?

Primero comentar una curiosidad y es que el encargado de la adaptación del juego de dados es un extrabajador de Google y campeón de numerosas Olympiadas de Matemáticas en EEUU. Un coquito que ha hecho un trabajo genial teniendo en cuenta que tener que hacer la segunda parte de un juego tan bien valorado y encumbrado como Race for th Galaxy, no era tarea fácil.

Me hubiera gustado, antes de hacer esta reseña, jugar al de cartas. Pero no he tenido ocasión y no quería retrasar más esta publicación, pero los que han jugado a los dos suelen coincidir: los dos son estupendos juegos. Con la adaptación que han hecho del Race for the Galaxy han sabido mantener la esencia del juego original, pero añadiendo el puntito de los dados que, no nos engañemos, gusta y mucho.

Hacer sonar los dados en los cubiletes, golpear la mesa, ordenar los dados y elegir tus acciones con ellos es más emocionante que robar y jugar una carta y esto hará que muchos se decanten por elegir este último frente a su hermano mayor.

El juego es sencillo una vez que pillas cómo funciona el sistema de asignación de dados, aunque a los no jugones les puede costar, sobre todo si no dominan el inglés. Y es que el juego no está traducido. Las losetas, al construirlas otorgan ciertas habilidades inmediatas o continuas durante el juego y esas habilidades vienen en un pequeño texto acompañado por un icono. Los iconos son intuitivos pero aún así, constará algunas partidas pillar su significado. Nada grabe, pero a tener en cuenta si sois de los que os desesperáis si en las primeras partidas las cosas no fluyen como os gustarían.

Aunque no lo he dicho en la explicación, Roll for the Galaxy es un juego de combos. Se trata sacar partido de las habilidades de las losetas para aprovechar y realizar acciones a menor coste o sacarles más partido para conseguir ventajas superiores. En una misma ronda puedes construir un planeta a menor coste gracias a otra loseta que ya tenías construida y esta a su vez puede darte automáticamente la producción de un bien que en la fase de envíos puede darte “x” dólares si vendes. Reacciones en cadena que a los más comberos les puede encantar.

Los componentes del juego son geniales, pero huelen mal. Muy mal. Creo que es porque el cartón es reciclado, pero no estoy segura al 100%. Si alguna vez te has preguntado a qué huele el culo del camello con el que se hizo el cubilete del Stone Age, ya tienes la respuesta: a Roll for the Galaxy. Los dados son más de 100, las losetas de un buen grosor y la pantalla de cada jugador no sólo tiene una ilustración chulísima sino que además es 100% usable. Y con esto quiero decir que en ella tenemos un resumen perfecto de todas las reglas del juego. Creo que gracias a ella, aunque pasara mucho tiempo sin volver a jugarlo, no necesitaría acudir a las reglas para recordar cómo funciona el juego. Con mirar la pantalla, nos bastaría.

El juego escala perfectamente. Mismas sensaciones a dos que a cinco. Y todo gracias al turno simultáneo del que os hablaba más arriba. La única variable que encontramos en las partidas de dos jugadores es que, en la activación de las fases, se llevarán a cabo las que hayan elegido los jugadores y además se lanzará un dado blanco para activar la que salga.

La verdad es que pocas cosas negativas se me ocurren al hablar de este juego, pero quizá la falta de interacción o el factor azar pueden ser dos a tener en cuenta para aquellos que huyan de estas dos características.

Y algo no necesariamente negativo pero que a más de uno le puede “chirriar” es la posibilidad de hacer trampas durante el juego. Si, trampas. La asignación de dados se hace en secreto y a algún tramposillo se le puede ocurrir la genial idea de cambiar la cara del dado sin que nadie se de cuenta, pero, al menos en mi caso, no pienso ni si quiera en la posibilidad de enfrentarme a alguien así, así que ningún problema.

Aún sin gustarme demasiado el azar, Roll for the Galaxy se ha convertido en uno de los fuertes y más sacados a la mesa en las últimas semanas. Y no sólo se queda en la ludoteca sino que además me ha empujado a poner a su hermano mayor en lo más alto de la wishlist.

Además lo del azar es matizable, ya que el juego introduce muchos elementos para mitigar dicho azar: descartar losetas que hayas cogido y no te gusten, reasignación de dados, dados comodines, elección de la fase a activar con cualquier dado tenga la cara que tenga…

Resumiendo: su duración, relativa facilidad a la hora de explicarlo, el sonido de los dados y el poder de los combos hacen para mi, de Roll for the Galaxy , un juego con una puntuación de…

Y a vosotros… ¿Qué os parece? ¿Habéis probado el de cartas? ¿Con cual os quedáis?

Dificultad 60puntos
Puntuación final 85puntos
Recommended Posts
Showing 5 comments
  • iMisut
    Responder

    Ya te lo dije en persona, pero lo dejo por escrito. El juego me gustó al igual que me gusta el de cartas. Las sensaciones a mi me parecieron muy similares, aunque este de dados tiene un punto muy chulo en la gestión de los dados y esa sutil mecánica de apuestas ocultas por las fases que crees que van a ocurrir. En el de cartas si una fase ocurre, ocurre para ti, y, si tienes cartas o recursos necesarios, puedes aprovecharla (salvo alguna excepcion). Lo que le veo de malo respecto a su padre es el combeo. Pocas losetas y es dificil ser selectivo, aunque puedes tirar losetas para robar mas. En Race hay opción a robar mas cartas para buscar aquellos planetas o desarrollos que mas te encajen. Así que al final va a depender mas de que le mole al jugador, si cartas o dados. Yo me quedo con el de cartas mas que nada porque el sablazo del de dados es menudo… 😛

    • Yol
      Responder

      Es una pasta, sin duda, pero en mi caso, que no tenía ni un juego ni otro, preferí gastarme algo mas y tener los dados que, como digo en la reseña, hacen el juego mas “atractivo” de jugar. Si hubiera traído a casa un juego complicaste de primeras como el Race y de cartas, seguramente no hubiera entrado por los ojos del que juega normalmente conmigo. Ni tampoco de amigos que han venido a casa y les h llamado la atención eso de usar todos a la vez los cubiletes. Al final, al menos en mi caso, se trataba de pensar también en cual saldría más a la mesa, y sin duda ese era Roll for The galaxy. Además, ahora puedo aprovechar la similitudes y a los que ya han jugado conmigo al Roll, sacarles el Race, que estoy segura, que ya no resultará tan complicado de asimilar 😉 En resumen, a los que no tienen ninguno, quizá le saquen mas partidas al de dados y luego, si mola, pueden aprovechar el “rebufo” y seguir con el de cartas 😉

  • Mr. Smile
    Responder

    Lo que la gente no suele mencionar es el cambio sustancial que se genera al cambiar el orden de la acción de “consume” (enviar en el de dados) y de “producirlos”. En el de cartas es primero consumir (enviar) y después producir, por lo que hay que ir con mucho ojito. Mientras que en el de dados primero se produce y despues se consumen recursos (enviar). Parece una chorrada pero le da un toque muy diferente al juego. Debido a esto el de dados es mas accesible (mas facil), en el de cartas debes planificar bastante mejor. Yo sigo quedandome con el de cartas, se monta en un plis, se transporta en una cajita y aporta la misma profundidad de juego (o mas). Ademas es mas barato.
    Y por cierto, el de cartas no es tan sencillo como elegir una carta y listo, tiene mucha mas enjundia de lo que parece.
    un saludo y estupenda reseña

    • Yol
      Responder

      Gracias por pasarte!! Después de haber podido probar el Race, desde luego la planificación es vital al no poder, en la misma ronda, producir y vender. Te exige más en ese sentido, pero también es verdad, que como diseño me gusta más que la producción vaya antes y después el consumo. Es algo más lógico y más intuitivo. Por otra parte, cuando decía en la reseña que en el Race sólo tienes que soltar una carta y listo, no me refería en cuanto a simpleza en el juego, lo que quería era comparar el ritual de sólo tener que soltar una carta, con el de lanzar los dados, girar las losetas centrales, escuchar los todos los cubiletes sonando a la vez… la ambientación ? creo que puede enganchar más que unas cartas.

      • Mr. Smile
        Responder

        El de dados es mas accesible. Pero el de cartas es el rey, invento esa genial dinamica, solo por eso me quedo con ese jaajaj (y por setup y portabilidad 😉
        saludicoo

Leave a Comment

Contacta conmigo

Si quieres contactar conmigo, no dudes en mandarme un correo. Lo contestaré tan pronto como lo lea.

Not readable? Change text. captcha txt