Reseña El Espía (que se perdió)

240 cartas repartidas en 30 escenarios de 8 cartas + 1 de espía
Reglas del juego

Ficha del Juego

  • Diseñador: Alexandr Ushan
  • Ilustrador: Sergey Dulin / Uildrim
  • Nº Jugadores: 3-8
  • Tiempo de juego: 15′
  • Mecánica: Juego de Cartas / Deducción
  • Dependencia Idioma: Algún texto en las cartas y reglas de juego
  • BSO: El Espía (que se perdió)
  • Este juego ha sido cedido por Zacatrus para poder disfrutarlo y cómo no, reseñarlo 🙂

El jugador con más pinta sospechosa comienza la partida

Eres espía, pero de los que se sacaron el título haciendo cursos de CCC, de los chungos. No sabes cómo, pero te acabas de despertar en medio de cualquier sitio, rodeado de gente pero sin la más remota idea de cual es tu paradero…¿Serás capaz de llegar a la conclusión de dónde estás sin que los que te rodean se den cuenta de que eres un espía?

¿De qué va?

El juego va de deducir, de llegar a ser tan hábil de averiguar cual es tu paradero sin levantar sospecha… o si eres del bando contrario, adivinar quien es el espía infiltrado en tu escenario.

El juego se compone de 240 cartas con el dorso idéntico que tendremos que separar en  30 grupos correspondientes a los escenarios en los que podremos jugar. Cada escenario consta de 7 cartas idénticas  y una más que es la carta del espía. Esos grupos de 8 cartas cada uno, se meterán en las bolsitas zip que vienen incluidas en la caja del juego y con esto, estaremos listos para empezar.

En preparar la partida se tarda un suspiro: elegir una bolsita zip, repartir las cartas boca abajo para no perder el misterio y empezar la ronda de preguntas.

El objetivo del juego dependerá del rol que asumamos durante la partida. El espía tendrá que adivinar donde se encuentra y el resto de jugadores tendrán que averiguar quien es el espía infiltrado.

La mecánica es simple: el jugador con las pintas más sospechosas comenzará preguntando a uno de los jugadores. A su vez, ese jugador tendrá que escoger a otro jugador distinto y realizar otra pregunta y así hasta que se cumplan los 10 minutos de reloj que dura la partida, hasta que alguien interrumpa el juego y convenza al resto de señalar quien es el posible espía o de que el espía averigüe donde se encuentra.

Sabiendo esto, os habréis dado cuenta de que lo complicado del juego no son ni las reglas, ni el setup, ni convencer a alguien para jugar una partida. Lo complicado es preguntar intentando obtener la mayor información posible, sin levantar sospecha de nada, seas de un bando o del otro.

¿Y qué implica esto? Pues partidas con preguntas de lo más tronchantes. Preguntas aparentemente banales pero cargadas de intención, donde el doble sentido lo es todo.

El espía tiene un papel complicado, sobre todo si ninguno de los jugadores comete el error de dar pistas demasiado obvias. Pero contará con una ayuda que será imprescindible para terminar con  éxito su misión: en las reglas del juego, en la parte central, encontrará un collage con todos los escenarios posibles, así que si echa un vistazo disimuladamente o intenta memorizar algo de información antes de empezar a jugar, no será tan duro como cabía esperar.

Y la cosa no se queda ahí. Hay que decir que las cartas con la ilustración del escenario que hayamos elegido, no sólo tienen información del lugar, sino que además nos atribuye a cada jugador un rol. Y esto amigos, es la salsa del juego.

Opinión

…Y eso es precisamente lo que hace grande.

Que haya un escenario, con una ilustración, que de la misma información a todos los jugadores (menos al espía) y que además cada jugador pueda asumir un rol dentro de ese escenario, le da una riqueza a las partidas que otros juegos del mismo género no consiguen.

Podríamos pensar que un dibujo con el escenario limita o encorseta la partida, pero todo lo contrario. Precisamente eso es lo que hace que las preguntas puedan ir cargadas de intención y NO haya lugar para sospechas aleatorias o sin fundamento como en otros juegos.

Ayer jugué unas cuantas partidas en el trabajo con los compañeros y se lanzaron preguntas muy buenas relacionadas por ejemplo, con el escenario del zoológico:

– ¿Te sientes como en casa?

– ¿Aquí huele mal?

– ¿Te gusta más la comida del chino o la del Mc Donald?

IMG_0971

Si miráis la carta, veréis que todas las preguntas, por muy tontas que parezcan, van a directas a dar caza al espía. El espía por el contrario, puede intentar escabullirse con respuestas ambiguas o incluso hacer preguntas que provoquen que uno de los jugadores se vaya de la lengua por error.

Otro punto a favor del juego es que las partidas tengan límite de tiempo. Además de agilizar, da lugar a que todo el mundo quiera repetir. Y no es broma. Desde que me llegó el viernes, lo he sacado hasta en 4 ocasiones y en todas ellas con personas diferentes y todas han coincidido:

– ¿Otra?

Hasta las 2 de la mañana entre pitos y flautas estuvimos ayer encadenando una tras otra. Y eso, en casa, pocas veces había pasado con un party.

Los componentes son de muy buena calidad: las cartas son de un buen grosor, la caja es de cartón duro, aparentemente bastante resistente incluso a las temidas esquinas blancas y aunque no hay inserto, los amigos de Zacatrús han tenido a bien meter las 30 bolsitas zip para dividir las cartas en los 30 escenarios.

La única pega que le pongo a la edición es el no haber incluido algo para que el collage con las 30 ubicaciones lo puedan tener todos los jugadores. Si lo dejamos en medio de la mesa y el espía quiere echar un vistazo, no puede porque sería demasiado descarado. Tiene fácil solución y es hacer 8 fotocopias para repartirlas antes de empezar, pero hubiera sido redondo que lo hubieran incluido.

Los que me conocen sabrán que no tengo muchos juegos de este estilo en mi ludoteca, porque normalmente este género suele pecar de provocar demasiado caos, aleatoriedad e incluso de exceso de tiempo con respecto a la experiencia de juego que ofrecen. Pero en este caso, todos estos inconvenientes están bastante bien resueltos. Es un party, eso lo sabemos. Pero es un juego que ofrece risas, un rato agradable y que además te puedes permitir jugar a ganar.

No lo he comentado antes, pero el juego no sólo permite un bando ganador (el espía o el resto de los jugadores). En las reglas viene explicado el sistema de puntuación que hará que al final de la partida sólo haya un jugador y esto en un juego de este estilo, es otro plus a tener en cuenta, sobre todo para los ansias competitivos 😛

Si te gustan los juegos de deducción y que además te hagan disfrutar de un momento de juerga distendido con los amigos, me atrevería a asegurar que este juego no te va a defraudar. Tiene todos los ingredientes necesarios para hacerte pasar un buen rato y que además tengas que agudizar el ingenio para salir victorioso.

Resumiendo…

Lo Bueno

  • Buena edición con buenos componentes
  • Escenarios con diferentes roles a asumir por los jugadores, otorgando al juego mayor control en las preguntas y respuestas
  • Partidas con una duración justa para un party que da pie a querer repetir

Lo no tan bueno

  • No haber incluido una tarjeta para cada jugador con las ilustraciones de los 30 escenarios.
  • El rango de jugadores es de 3 a 8, así que las parejas jugonas tendrán que buscar compañía para poder jugarlo

Lo mejor

  • Las risas con los amigos
  • La alta rejugabilidad gracias a los 30 escenarios
  • Que sea jueves y te de tiempo a comprarlo para el fin de semana

Por todo esto le doy al juego un…

Dificultad 50puntos
Puntuación final 80puntos
Recommended Posts
Showing 2 comments
  • iMisut
    Responder

    A mi me llega hoy :P. Vaya como está el hype.

    Y hombre, juegos de roles ocultos (o información oculta) que funcionen bien a dos hay muy pocos y son excepción. Verlo como algo negativo es un poco injusto, ya que es algo casi inherente al género. Pero por lo demás, reseñón. Ganas de catarlo hoy mismo 😛

    • Yol
      Responder

      Yo no lo veo como algo negativo, sino como algo “no tan bueno” o si quieres, algo a tener en cuenta. Está claro que un juego de roles ocultos a dos es complicado, pero me refería al hecho de que como juego (independientemente de su mecánica) te obligue a buscar al menos dos personas más. Es algo a tener en cuenta para algunos, sobre todo para aquellos que no tienen la oportunidad de reunirse de vez en cuando con amigos por “x” razones. Negativo desde luego no es, porque te obliga a quedar con los amigos o a hacer un kit-kat en el trabajo y eso no puede ser nunca negativo ?

      Ya me contarás, pero a mi (será porque no esperaba tanto) me ha encantado!! El contener hype es mi práctica más recomendada ultimamente xD

Leave a Comment