Reseña de Gaia Project: Gaiaformando Terra Mystica

 In Reseñas

Essen 2017. Todos suspiramos porque las novedades empiecen pronto a desfilar por las tiendas. Gaia Project es uno de los títulos más esperados: una reimplementación de Terra Mystica con temática espacial y que en teoría escala mucho mejor que su hermano mayor.

En Gaia Project nuestro objetivo es ir colonizando planetas para expandirnos con nuestra raza por la Galaxia. Para ello tendremos que terraformar planetas que en un principio no son habitables para nosotros, crear Federaciones y a su vez invertir en tecnología para para mejorar las habilidades de nuestra raza de modo que acabemos siendo los amos del universo.

El juego se juega en 6 rondas y en cada una de ellas tendremos la posibilidad de ganar puntos por objetivos que pueden ser desde ganar puntos por colocar estructuras, por subir en algún track, terraformar, etc. Este que veis abajo es el tablero donde se indica la ronda en la que estamos y los objetivos que tenemos que cumplir para puntuar en ellas. Aquí también se lleva la cuenta de los puntos que tiene cada jugador en los dos objetivos comunes de final de partida. Esos dos objetivos, se resolverán por mayorías, llevándose más puntos el que vaya más adelantado en cada uno de ellos. Resumiendo: se nos plantean dos tipos de objetivos a cumplir, los de ronda y los de final de partida y en este track podremos llevar cuenta de ello.

 

 

A su vez, cada ronda, se compone de una serie de fases: fase de ingresos, de gaiaformación, de acciones para los jugadores y de mantenimiento.

La más importante y de la que os voy a hablar para que os hagáis una idea de cómo funciona esto, es la fase acciones. En ella los jugadores van a ir alternando los turnos hasta que ambos pasen. Vamos a ver algunos ejemplos de lo que podemos hacer, pero antes, echemos un vistazo al tablero de facción que tenemos cada uno de los jugadores.

Cada jugador va a jugar la partida con una de las ocho razas disponibles. Cada una de ellas, tiene una habilidad que habrá que intentar aprovechar al máximo. Estos son los tableros de razas. Como podéis ver, hay un montón de estructuras que vamos a tener que ir colocando en el tablero (en eso consiste el juego, en colonizar planetas y expandirnos colocando estructuras) y cada vez que coloquemos alguna, al quitarla de nuestro tablero, destaparemos una serie de recursos, que estarán disponibles en la fase de ingresos (todas las manos que veis con un recurso encima). Así que los dos grandes pilares del juego (la expansión en el tablero y la obtención de recursos para seguir expandiéndonos, se retroalimentan la una de la otra).

Aquí podemos ver el tablero de juego y encontramos la gran novedad frente al Terra Mystica y es que al ser modular, podremos ajustarlo dependiendo del número de jugadores que seamos para que el mapa sea siempre tenso y competitivo.

 

Por último, os enseño el track de tecnologías. Aquí es donde tendremos que invertir algunas de nuestras acciones para subir en él y beneficiarnos de sus múltiples usos.

Una vez visto esto, vamos a ver algunos ejemplos de acciones que podemos hacer en nuestro turno y que vienen perfectamente resumidas en esta carta de ayuda:

  1. Colocar una mina nueva
  2. Gaiaformar un planeta
  3. Mejorar una estructura
  4. Formar una Federación
  5. Avanzar en el track de tecnología
  6. Activar una de las acciones comunes
  7. Activar una acción propia
  8. Pasar y coger un nuevo propulsor

Básicamente lo que tenéis que saber es que todas las acciones están conectadas entre sí y es un lujo ver cómo todo cuadra a medida que vamos profundizando en el juego. 1.- Para colocar una mina, tendremos que pagar los recursos que vienen indicados en nuestro tablero y colocarla en un planeta que sea habitable para nuestra raza. Si no tenemos ningún planeta habitable o no al alcance, tendremos que o  5.-valernos de tecnología e invertir en el track correspondiente para poder o aumentar nuestro rango de acción en el mapa, o bien 2.-Gaiaformar algún planeta que tengamos más cerca.Y ya que hablamos de Gaiaformar y siendo la acción que le da nombre al juego, os cuento de qué va: en el mapa vamos a ver planetas morados (Transdim) que tenemos que convertir en planetas verdes (Gaia). El proceso no es tan fácil como terraformar un planeta porque para ello, tenemos que gastar una serie de recursos (puntos de poder) y esperar a que termine la ronda y llegue la fase de Gaiaformación, después de la de ingresos.

3.- Mejorar las estructuras sirve para ir transformando edificios que tenemos ya en el tablero, como las minas, en otras estructuras más complejas. Par ello tendremos que pagar el coste y volver a colocar en nuestro tablero la estructura de menor rango, haciendo que ganemos más de un tipo de recurso, pero menos de otros. Como os decía más arriba al retirar una estructura de nuestro tablero personal, destapamos una serie de recursos que cobraremos en la fase de ingresos, así que es importante ver qué construimos y qué mejoramos, para que haya un equilibrio bueno entre expansión y creación de un buen motor que nos haga generar recursos cada ronda. Esto va a hacer que la planificación de la ronda sea crucial. Tienes que pensar qué quieres hacer y cómo lo puedes hacer para que luego no te falten recursos para hacerlo. Hay muchas maneras de conseguirlo pero una mala planificación, te puede dejar realmente agobiado de recursos y sin suficiente margen para hacer pegar el empujón necesario en cada ronda.

Para llevar a cabo todo esto, nos va a hacer falta 5.- avanzar en el track de tecnologías. Este track es nuevo (en Terra Mystica no tenía tanta importancia) y NO avanzar en él puede llevarnos a la ruina total desde el minuto uno de la partida.

 

Gracias a él, vamos a poder terraformar planetas a menor coste, ampliar nuestro rango de acción en el mapa, ganar cubos de inteligencia cuántica que son super preciados y muy útiles para realizar otras acciones, ganar estructuras para gaiaformar planetas y aumentar nuestros ingresos.

Cada vez que subamos en este track vamos a llevarnos además una de las fichas de tecnología a nuestra area de juego, que a su vez podremos usar para 7.- activar acciones propias. 6.- Las acciones comunes en cambio, son las que tenemos en morado y verde en la parte más baja del tablero. Están disponibles desde el principio de la partida para todos los jugadores y cuando algún jugador las activa, quedan bloqueadas para el resto de jugadores durante la ronda.

Recapitulando un poco podemos decir que Gaia Project es un juego con unos objetivos muy claros: puntuar cada ronda  expandiéndonos, creando Federaciones e invirtiendo sabiamente en los track de tecnología. Como desde el principio de la partida además tenemos objetivos de ronda y de final de partida visibles para todos los jugadores, podríamos pensar que el juego está dirigido o que incluso esos objetivos pueden ser fáciles de cumplir… pero nada más lejos de la realidad.

Encontrar un buen equilibrio entre expandirnos en la Galaxia, mejorar nuestros edificios y generar un motor de ingresos para poder seguir con nuestra expansión es realmente complicado e incluso agobiante durante la partida pero gracias a la cantidad de acciones disponibles y/o modos de conseguir ese equilibrio, el jugador podrá probar muchísimas estrategias diferentes en cada partida, por no hablar de la variabilidad que ofrecen las diferentes razas, cada una de ellas, con una habilidad a la que tendremos que aprender a sacarle partido para triunfar en la partida.

Terra Mystica me gustó mucho en su día, pero para jugarlo a pleno rendimiento necesitabas otros tres jugadores y siendo un juego de varias horas, veía muy poco probable que saliera a mesa. Gaia Project mantiene la buena base de Terra Mystica, pero mejorando casi todos los apartados. El track de tecnología te da más opciones de juego, funciona perfectamente a dos e incluso tiene un modo solitario con el sistema Automa que funciona realmente bien. Al funcionar bien con pocos jugadores, una vez pilladas las mecánicas la partida se puede quedar en horita/horita y poco, así que a pesar de ser igual o un pelín más complejo, tiene más posibilidades de ver mesa.

Si Terra Mystica era un cañón de juego, Gaia Project con esos cambios lo hacen un juego de sobresaliente. Así que a modo de conclusión os diré que la única razón que me llevaría a comprar Terra Mystica antes que Gaia es si te gusta que haya una clara asimetría entre las razas en el juego. En TM las habilidades de las razas son mucho más determinantes y dirigen más tu manera de enfrentarte a la partida dependiendo de la que te toque llevar. Para todo lo demás Gaia Project resulta, a mi modo de ver, ganador. Incluso en el apartado gráfico que tan poco me convencía. Al final queda de cine desplegado en mesa… muy psicodélico y noventero. Eso si, las ilustraciones de cada raza (obra de Lohaussen), no hay por donde cogerlas… hacen llorar a los niños que ponen sus ojos en ellas.

Si tienes billets (como diría Ushikai) o eres coleccionista, compra los dos, si tienes que elegir, pregúntate si prefieres la asimetría por encima de todas las cosas. Para todo lo demás: Gaia Project es tu juego. 

Y recuerda… Gaia Project es un juego duro, complejo y exigente, pero con muchísimas posibilidades de estrategia en cada partida. Abstengansé los euroblandengues 😜

Y a ti… ¿Cual te gusta más de los dos?

Otras reseñas

Misut Meeple

Labsk

El dado único

Muevecubos

Editorial

Maldito Games

 

 

 

 

 

 

Recommended Posts
Comments
pingbacks / trackbacks

Leave a Comment

Contacta conmigo

Si quieres contactar conmigo, no dudes en mandarme un correo. Lo contestaré tan pronto como lo lea.

Not readable? Change text. captcha txt